Històries de Gilet (IV) – El cuadro de la Mare de Deu de l’Estrel.la

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, por ser Vos quien sois y porque os amo sobre todas las cosas me pesa de haberos ofendido. En vuestra divina presencia propongo firmemente la enmienda de nunca más pecar y confesarme cuanto antes. Confío alcanzar de   vuestra piedad y clemencia, por intercesión de vuestra bendita Madre, la divina Estrella, el perdón de todos mis pecados y la gracia de jamás ya cometerlos.

La historia del cuadro de la virgen de la Estrella es muy extensa. Una serie de consecuencias hace que llegara a nuestro pueblo hace casi 200 años. Para remontarnos a sus orígenes tenemos que trasladarnos a la comarca del Alto Palancia.

La Cartuja de Vall de Crist, es un monasterio cartujo, situado en el término municipal de la Villa de Altura.

La Cartuja de Vall de Crist estuvo vigente durante seis siglos y fue uno de los centros eclesiásticos y de más contundencia histórica que alberga el Reino de Valencia. Mientras estuvo en pie diversos Papas la visitaron, se celebraron grandes encuentros de índole eclesiástica y su control abarcaba numerosas propiedades como villas, fabricas, masías, terrenos y viviendas dispersas por todo el Reino.

La autoría del cuadro de la virgen de la Estrella aunque no del todo segura, se le atribuye a José Jiménez Donoso por su contexto histórico y por su técnica pictórica.

José Jiménez Donoso fue una importante figura del arte barroco en la segunda mitad del siglo XVII, y exponente de una generación de pintores-arquitectos dotados de un gran sentido decorativo que, como Sebastián Herrera Barnuevo y Francisco de Herrera el Mozo, no sólo compusieron iglesias, sino las decoraron con retablos, lienzos y pinturas al fresco, derivadas de la técnica italiana del quadro riportato. Aprendió los rudimentos de la pintura con su padre, el pintor Antonio Jiménez Donoso, y continuó el aprendizaje en Madrid al lado de Francisco Fernández, discípulo de Vicente Carducho. Al morir este maestro hacia 1649 se trasladó a Roma, donde permaneció siete años iniciándose en la pintura al fresco quizá con maestros como D. Canuti o F. Gherardi, que habían perfeccionado la técnica de la quadratura decorativa iniciada por los hermanos Alessandro, Giovanni y Cherubino Alberti. Allí estudió también arquitectura, de la que trajo a España, según Llaguno Ceán, «los disparates borrominescos», afirmación que está por probar, pues nunca dio muestras de dominar tal estilo. Vuelto a Madrid, según Antonio Palomino, completó sus estudios de colorido en la escuela de Juan Carreño de Miranda, lo que desde luego acusa su pintura, y se esforzó por obtener el puesto de pintor de cámara de Carlos II, cosa que no consiguió y que llegó a agriar su carácter, si bien al fin de su vida fue nombrado maestro mayor y primer pintor de la Catedral de Toledo. Su dominio de la técnica del fresco y su conocimiento de las novedades italianas le valieron numerosos encargos y prestigio, colaborando con cierta frecuencia con Claudio Coello. Murió en Madrid el 14 de septiembre de 1690 y fue enterrado en la iglesia de San Luis que él mismo había construido.

rec65La virgen de la estrella representa a la madre de dios y a la estrella de oriente según la tradición cristiana. Fue el astro que guió a los Reyes Magos al lugar del nacimiento de Jesucristo. El Evangelio de Mateo menciona que los Reyes Magos vieron aparecer por el Oeste la Estrella de Belén.

Tras la restauración de la Constitución de 1812 en 1820, los gobiernos del Trienio tuvieron que hacer frente de nuevo al problema de la deuda que durante el sexenio absolutista no se había resuelto. Y para ello las nuevas Cortes revalidaron el decreto de las Cortes de Cádiz del 13 de septiembre de 1813 que añadió a los bienes a desamortizar las propiedades de la Inquisición española recién extinguida.

La desamortización eclesiástica, a diferencia de las Cortes de Cádiz que no legisló nada al respecto, sí fue abordada por las Cortes del Trienio en relación con los bienes del clero regular. Así el decreto de 1 de octubre de 1820 suprimió «todos los monasterios de las Órdenes monacales». Sus bienes muebles e inmuebles quedaron «aplicados al crédito público» por lo que fueron declarados “bienes nacionales” sujetos a su inmediata desamortización

A partir de estos momentos comienza el proceso de deterioro y venta sistemática de este monasterio, con los resultados visibles en la actualidad. Las obras de arte se repartieron por doquier, el mobiliario en lotes, y poco a poco se fueron desperdigando todas sus riquezas.

A finales de 1820 unos carreteros que trasladaban mobiliario proveniente de la Cartuja, reposaron en Gilet durante su transcurso el viaje hacia Valencia. En la Plaza Mayor, también llamada del Señor o de la Señoría había una posada junto a la casa de los marqueses de Llansol propiedad de José Alabadí Pérez y Josefa Sancho Pavía.

Según cuentan los relatos, Josefa Sancho, solicitó un Crucifijo a los carreteros, quienes tratando de complacerla, buscando entre las imágenes que llevaban y al no encontrar un crucifijo, le ofrecen una imagen de la virgen.

Josefa, Aceptó el Lienzo, lo colocó en el lugar más visible y preferente de la casa y desde entonces vino a ser el objeto de devoción y reverencia en la posada. Pocos meses después, se hospedó en el mesón de la Plaza Mayor Cayetano Miguel Manchón. Natural de Crevillent, era canónigo de la Catedral de Zaragoza. Este, al fijarse y contemplar el cuadro de la Virgen de la Estrella, ofreció una suma considerable de dinero por él. Sancho rechazó la oferta y cuanta más era la cantidad, más se aferraba a negarse a venderlo.

Al ver el canónigo frustrada su pretensión, convenció a la mesonera de ceder aquel cuadro a la Parroquia de Gilet. Josefa Sancho comunicó lo ocurrido al Cura Párroco Melchor Sebastián. Ambos convinieron trasladar a la iglesia la Imagen, el año 1821. Colocada junto al presbiterio, comenzó su cometido como Patrona de Gilet.

Tal fue la propagación del culto y veneración a la Virgen de la Estrella en el pueblo de Gilet, que el 26 de diciembre de 1822 se realiza la primera función religiosa.

El padre José Melchor Martí, decidió volver a su pueblo natal para dar fin a su vida como franciscano cuando tenía 48 años.

gilet_estrella2aTal era la devoción de los giletanos por la virgen de la estrella que incluso más de un vecino afirmaba milagros producidos por ella. Así pues, el padre José Melchor compuso los Gozos dedicados a la Virgen de la Estrella. Los Gozos, muy populares en la localidad de Gilet, formaron parte del folclore cultural en las ceremonias religiosas.

José Melchor regaló un hermoso relicario de escultura y talla dorado, donde se colocó la Imagen el año 1841.

Desde este año, al día siguiente de la fiesta que los clavarios celebran a San Miguel, se realiza a la Patrona una procesión religiosa que año a año iba revistiendo mayor envergadura. Así los años iban transcurriendo, hasta que el 1865, con motivo de haberse librado de las desgracias del cólera, dedicaron, a su Protectora la Virgen de la Estrella, una fiesta solemne que se celebra hasta la actualidad.

En el año 1896, se construyó un templete trono a la Virgen para portarla en procesión el día de las fiestas. El año 1921 se celebró el primer centenario de la venida de la Imagen. El día 1 de octubre después del día de San Miguel se celebró una gran fiesta donde se nombró a la plaza mayor, plaza virgen de la estrella. También se cambiaron la denominación de otras calles como la calle alta por la calle José Melchor, la calle del cementerio viejo por la de calle Canónigo Gimeno y la plaza de Calvo por la de Plaza Francisco Gil campos.

En el año 1936, estalla la guerra civil española. En el mes de julio vinieron dos camiones de anticlericales que arrasaron con todo lo que sustrajeron de la iglesia. Entraron por el balcón de la casa abadía y desde esta entraron y abrieron las puertas de la iglesia. Muchos de esos objetos fueron incendiados en la plaza del pueblo. La figura de San Miguel fue quemada y el templete de la virgen de la estrella entre otros. Pero el cuadro no se encontraba en el. Un grupo de fieles, encabezados por Salvador Alpuente Alegre, decidieron nada más estallar la guerra, ocultar el cuadro. Decidieron ocultarla en su casa. Levantaron una de las losas y cavaron un hoyo de medio metro aproximadamente. Allí fue “enterrado el lienzo”. Previamente lo envolvieron con sendos mantones de Manila y la colocaron en una caja, que a su vez, también la envolvieron con las mismas telas.

Acabada la guerra el 1 de abril de 1939, los fieles que custodiaron en secreto decidieron sustraerla de aquel escondrijo. Con gran expectación y temor a que pudiera estar deteriorado el cuadro, se sorprendieron de lo intacto que estaba pese a estar en malas condiciones de humedad y temperatura. Como el templete de la Virgen de la Estrella, fue quemado, el primer acto oficial que se realizó, fue la reentrada de la Virgen de la Estrella al pueblo de Gilet. El cuadro fue portado en brazos por su protector, Salvador, así como durante la celebración de la primera fiesta oficial a la Patrona a finales del mes de septiembre. En el año 1943, Silvestre Orón Orón y con la aportación de muchos vecinos se construyó el trono templete que hoy sostiene el cuadro de la Patrona.

En el año 1995 se celebró el 175 aniversario de la llegada de la virgen. Todo el pueblo participó en una larga fiesta. El viernes, 25 de Agosto, Gilet celebraba la Bajada de San Miguel desde su Ermita. se subió a la Virgen de la Estrella a la Ermita por primera vez en la historia y bajaron conjuntamente. Todos los vecinos del pueblo quisieron participar engalanando sus calles y pintando con mucha destreza la superficie.

Actualmente la cofradía de la Virgen de la Estrella está hermanada con la Virgen de la Estrella de Mosqueruela en Teruel, Nuestra Señora de la Estrella de Toledo, y con la Hermandad de la Estrella de Triana en Sevilla.

La historia de nuestra patrona en para muchos giletanos desconocida. Es la única virgen en toda Valencia que venera a la Estrella. Una virgen que pasó… ¡pero se quedó!

 

Esta entrada fue publicada en Històries de Gilet. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *