Edad Antigua

Edad de Bronce (2000 – 800 aC)

En Gilet aparecen asentamientos primitivos, como lo prueban restos de un poblado Íbero hallado en la montaña de La Peña, donde se han hallado cimientos de hogares y fragmentos cerámicos. En Santo Espíritu se encontró una cueva en la cual se halla una pintura de color rojo, que representa un “ídolo oculado”. Cerca del pico del Águila en otro asentamiento con varias cuevas en las que se observa en una un ciervo. Las pinturas no se han podido fechar con demasiada exactitud debido a las condiciones de la imagen, pero puede concluirse que fueron representadas a principios de la Edad de Bronce.

Época Ibero-Romana (400 aC – 476 dC)

En la Font de la Vidriera, se hallaron restos de un poblado ibérico romanizado que se ha fechado entre los siglos III y II a.C. El topónimo Gilet se ha relacionado con la ceca (yacimiento) de cobre que acuñaba monedas ibero romanas llamadas Gili. La moneda cuñada como Gili, contiene un jinete íbero al galope con una palma y en su anverso una cara con diadema y una espiga.

Los descubrimientos de época romana evidencian la ocupación de la zona, como la lápida de Acilia Úrbica, madre de Máximo y Marcial datado en los siglos III-II a.C. En la partida de Figueroles existe un acueducto que cruza el barranco de la Maladitxa con un arco apuntado, seguramente medieval y rehecho sobre otro más antiguo de elaboración romana.

En 1910, en un algarrobera del Ventorrillo se descubrieron una base de una gran columna romana truncada por el fuste, un ánfora, una reja de arado y un cipo de piedra gris caliza con la siguiente inscripción en latín: Publio Valerio, Gneo Beblio, Ágata y Quinto Velio, herederos de Bebla, a su singular memoria dedicaron el monumento.  Esta inscripción está actualmente en el Museo de Valencia.

En Requena se encontro unos restos de un horno con la siguiente inscripcion en Latín:

Junio Sosinaibole, hijo de Lucio Junio, gilitano, está aquí sepultado. Fui muerto a traición por una banda de salteadores. Mi hijo y mis yernos me han erigido este monumento.

Después del apellido se lee, con toda claridad Gilitano. Se trata, a todas luces, de un nombre étnico en -tanus, sufijo que encontramos en la mayoría de los pueblos ibéricos con el que se indica la origo, es decir, la ciudad natal o patria del personaje. Si esto es así, hemos de pensar en Gili, Gilet.